Siempre la mujer desea tener unos pechos perfectos y lo más difícil es mantenerlos en el tiempo ya que la flacidez es el peor enemigo con el paso del tiempo para los senos ya que van perdiendo flexibilidad y elasticidad.

Éste problema se da con mayor frecuencia en persona que pasan los 40 años de edad pero también pueden sufrirlo a más temprana edad lo que es más frecuente en éstos tiempos.

Los senos están constituidos por grasa en su mayoría, tejido conectivo y de las glándulas que producen leche y para mantenerlos en buen estado requieren de una adecuado cuidado.

PEPINO Y YEMA DE HUEVO

Esta es una mascarilla perfecta para el mantenimiento de la firmeza y flexibilidad de la piel en los senos y que ayuda al levantamiento de los mismos. El pepino contiene contiene características naturales para tonificar la dermis y la yema debido a su alto contenido de proteínas y vitaminas ayuda al levantamiento de los senos.

Para preparar la mascarilla necesitarás los siguientes INGREDIENTES:

1 pepino pequeño, 1 yema de huevo y 1 cucharadita de mantequilla o crema.

PROCEDIMIENTO:

Colocar el pepino en la licuadora, añadir la yema de huevo y la cucharadita de mantequilla, procesar y aplicar la crema que se formó en los pechos y dejar que actúe por una hora.

Luego enjuagar con agua fría.

Repetir una vez a la semana y el fortalecimiento de los senos será notorio.

Siempre es bueno repetir que es necesario realizar actividad física y musculación en la zona como ser lagartijas o algún tipo de entrenamientos para tonificar los músculos de la zona que mejorarán mucho el aspecto de los senos.

Una alimentación sana y equilibrada también contribuirá en los pechos porque mejorará la piel del cuerpo y de los pechos en particular al igual que mantenerte bien hidratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.