Por fin llegó el gran día y la película de Sexo en Nueva York se estrenaba por todo lo alto en el ilustre Radio City Music Hall de la ciudad de los rascacielos. Las protagonistas del evento estaban espectaculares, y es que jugaban en casa, todas resplandecían, pero si me lo permitís, Sarah Jessica Parker deslumbraba con un fabuloso Nina Ricci, del que ya sabéis lo que pienso, simplemente epatante. No me esperaba que fuera esa su elección, ella que no suele decantarse por el largo, pero parece que me rindió homenaje porque optó por Theyskiens y además se dejó el pelo suelto.

De las invitadas a la premiere no se puede decir lo mismo, no todas iban guapas o ni siquiera convenientemente elegantes. Del gremio de las cantantes de r’n’b y hip hop encontramos una nutridísima y pintoresca representación, no podía ser menos en la ciudad que ha dado a luz a tanta estrella del rap, entre ellas, Mary J.Blige, que últimamente no se pierde una y estuvo también en Cannes, Lil Kim, conocida en España por el extitoso Lady Marmalade y famosa en Estados Unidos por su participación como jurado en un concurso que buscaba a las próximas Pussycat Dolls, entre otros; Michelle Williams, la prima de Beyoncé Knowles y componente de las Destiny’s Child, especialmente agraciada con un vestido morado, y Fergie, en su línea, bastante desatinada.

Todas muy coloristas, algunas incluso chillonas, como la pequeña Lil, que nunca brillará por su particular gusto, pero mira Mary J. Blige, cuyas facciones y apariencia física no pueden ser más severas pero siempre intenta suavizarlas con acertados estilos de señorona refinada. Otra cosa es que consiga dejarse en casa su innato look de mala.

fuente: trendencias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.