Regularmente aparecen en la nariz, mejillas, espalda y cuello; quienes padecen de ellas tienen un aspecto desagradable y seguramente ya han intentado deshacerse de ellas sin resultados positivos. ¿Sabes por qué se forman?

Los granos, acne o espinillas se forman principalmente en la etapa de la adolescencia por lo cambios hormonales que experimenta el cuerpo haciendo que la piel se torne más grasosa idéntico problema tienen las personas adultas con la piel grasa o mixta donde se forman bacterias que infectan la zona y sale el acné.

Para poder eliminar tanto las bacterias, el acné y las cicatrices que deja deberás utilizar el jugo de limón para atacar los tres problemas a la vez.

Para terminar con el problema le traemos una solución natural en la que necesitará sólo dos ingredientes:

Medio limón y unas gotas de miel.

PREPARACIÓN:

Mezclando los dos ingredientes formarás una máscara que deberás frotar en la cara haciendo hincapié en la zona con acné y luego de 5 minutos enjuagas con abundante agua fría. En la primer aplicación los resultados deben empezar a notarse, la piel tendrá que quedar más suave, limpia y lisa. Repite dos veces en la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.